"Parece que a la segunda va a la vencida " "" ""

Blog

Parece que a la segunda va a la vencida

Propiedad Intelectual

Parece que a la segunda va a la vencida

El pasado miércoles 12 de septiembre, El Parlamento Europeo aprobó la propuesta de reforma de la Directiva de derechos de autor, un proyecto que ha recorrido un largo camino, y que ha suscitado muchas y muy diversas opiniones en los últimos años. Es posible que hayamos dado un paso muy importante hacia la paz en los múltiples debates sobre las violaciones de copyright en el ámbito europeo. 

A día de hoy, dentro del actual marco normativo, que data de 22 de mayo de 2001 (Directiva 2001/29), los usuarios pueden publicar y distribuir cualquier contenido de manera completamente libre. De esta manera, las plataformas más importantes de Internet logran un enriquecimiento injusto, causado por la gran libertad de la que gozan los usuarios a la hora de publicar contenidos en la red.

La Propuesta de Directiva de Derechos de Autor en el Mercado Único Digital, a cuyo respaldo se acaba de sumar el Parlamento Europeo, tiene como principal objetivo modernizar la actual legislación de la Unión sobre derechos de autor y adaptarla al entorno digital, estableciendo ciertas herramientas de control, monitorización y filtrado de los contenidos que se publican en las plataformas en línea, de tal forma que los titulares de los derechos puedan controlar mejor la distribución de su contenido.

El texto pretende asimismo proteger la libertad de expresión propia de Internet, aclarando que no todo contenido publicado supondrá una infracción de los derechos de autor, como es el caso de los hipervínculos. Además, se habla de la necesidad de que los usuarios puedan presentar sus quejas si consideran que se les ha borrado algún contenido por error.

Unido al aumento de control de las publicaciones, otro importante objetivo de esta Propuesta es la responsabilidad de las plataformas online por las infracciones de los derechos de autor que se produzcan como consecuencia del contenido que se publican en ellas, excluyendo, por el momento, las enciclopedias online, así como las plataformas con menor relevancia en la red. En consecuencia, los titulares de los derechos de autor verían como son retribuidos de una manera más justa y proporcionada, en el caso de que se distribuya contenido protegido sin su consentimiento.

El texto ha querido ir más allá, reforzando los derechos de negociación de los autores, ofreciéndoles la posibilidad de reclamar, además de la tasa anteriormente mencionada en el párrafo anterior, otra remuneración de carácter adicional en el caso de que la primera sea des proporcionadamente inferior a los beneficios obtenidos por la parte que explota sus derechos.

Esto no excluye que se haya suscitado una polémica social sobre la posibilidad de reformar los dos artículos de mayor controversia, es decir, los arts. 11 y 13 de la vigente Directiva, así como que existan grandes dudas sobre la pertinencia de crear un nuevo derecho a la protección del uso en línea de las publicaciones, todo ello en beneficio de los editores, y sobre la posibilidad de establecer medidas de control de los contenidos que se publican en las plataformas digitales.

Ante la posición del Parlamento, la Comisión ha declarado que está preparada para iniciar las negociaciones con el Consejo, y que confía en que la Directiva sea aprobada antes de que finalice el presente año. Parece que nos encontramos ante un paso muy importante, y más aún teniendo en cuenta el resultado de la votación del pasado día 4 de julio.

Sin embargo, aún queda un largo camino por delante. Ahora toca pensar en los “trílogos”, tras los que se publicará el texto definitivo, y que vendrán sucedidos de una votación en el Pleno del Parlamento, la cual se prevé que tendrá lugar a principios de 2019, y en la que se decidirá si se aprueba el texto, o se tumba definitivamente.

En conclusión, parece que sólo el próximo enero conoceremos la respuesta. Muy pronto veremos si la propuesta de la Comisión logra, con el respaldo del Parlamento, vencer la presión de las grandes plataformas online, y si de esta manera realmente se consigue detener la explotación no autorizada de los artistas europeos en Internet.

Newsletter Herrero Digital

Joaquín Abajo

Abogado.

También puede ser de su interés


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

1 comentario

  • José Luis 17 septiembre, 2018

    La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 10 de diciembre de 1948 establece en su artículo 27.2 que “Toda persona tiene derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de las producciones científicas, literarias o artísticas de que sea autora”.

    Morales y materiales. Está claro por tanto que este proyecto de Directiva no hace otra cosa que trasponer y trasladar un principio jurídico universal contenido en la Declaración Universal de Derechos Humanos del que, con el resto de su articulado, debemos sentirnos orgullosos.

[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet_bg']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']
[data-image-id='gourmet']